It looks like you are coming from United States, but the current site you have selected to visit is El Salvador. Do you want to change site?

Yes, please! No, keep me on the current site

Oslo detecta con rapidez fugas en una tubería de agua

Como parte de un programa para reducir las fugas en su sistema de agua, el Servicio de Agua y Alcantarillado del Municipio de Oslo (Oslo VAV) ha desplegado recientemente tecnología especializada de Xylem para la detección de fugas en línea. Las tecnologías de la SmartBall™ y la Sahara™ de Xylem identificaron rápidamente 16 fugas en 6,4 kilómetros de tuberías sin interrumpir el servicio. Estos datos procesables ayudarán a la ciudad a reducir la pérdida de agua y a tomar decisiones rentables sobre las reparaciones.

Oslo, la capital de Noruega, es una metrópolis de rápido crecimiento con una población de más de un millón de habitantes. Casi el 90 % de los residentes de Oslo obtienen su agua potable de una única fuente, un gran lago al norte de la ciudad llamado Maridalsvannet.

Noruega se concibe a menudo como un país con abundantes suministros de agua, ya que tiene una amplia superficie de agua y está cubierta de nieve. Sin embargo, en la primavera de 2018, Oslo y otros municipios cercanos se enfrentaron a una inminente escasez de agua a causa de tres semanas sin lluvia y el récord de temperaturas máximas. Después de que la demanda superara a la oferta, se establecieron restricciones de agua, como la prohibición de regar el césped y los jardines.

Un enfoque proactivo para reducir las pérdidas de agua

La inesperada prohibición dirigió la atención a los limitados suministros de agua de Oslo, donde el residente medio utiliza más de 180 litros de agua diariamente, casi el doble de la cantidad utilizada por los residentes en la vecina Dinamarca. Galvanizada por la prohibición, Oslo VAV adoptó un enfoque proactivo para reducir las pérdidas de agua mediante el establecimiento de un programa de reducción de fugas en cinco fases para identificar las fugas en su sistema de transmisión, empleando numerosas tecnologías y análisis. Su objetivo es reducir el agua no contabilizada (ANC) del actual 32 % al 20 %.

Oslo VAV era consciente de que la detección de fugas en las redes de transmisión de gran diámetro a largas distancias es un reto utilizando métodos convencionales como correladores, hidrófonos y varillas de escucha. Reconociendo las limitaciones de los enfoques tradicionales, Oslo VAV estaba abierto a invertir en un proyecto experimental que utilizase tecnologías en línea especializadas que pudiesen localizar con precisión las fugas en las grandes redes de transmisión sin interrumpir el servicio.

Oslo VAV identificó la tubería de Soerkedalen para la inspección experimental como parte de su programa de detección de fugas. Se sospechaba que la línea de suministro de reserva de acero de 600 mm tenía fugas, pero los métodos de detección anteriores no lograron localizar ninguna fuga.

Dos tecnologías acústicas en línea de alta fiabilidad y precisión

En el otoño de 2018, Oslo VAV se asoció con Xylem para aplicar tecnologías especializadas de detección de fugas en un esfuerzo por reducir la pérdida de agua. Para el proyecto experimental, Xylem recomendó dos tecnologías acústicas en línea de alta fiabilidad y precisión para la inspección: la SmartBall™, de inmersión libre, y la Sahara™, de sujeción.

Para la primera inspección, se utilizó la SmartBall. La SmartBall rueda a lo largo del fondo de la tubería con el flujo del agua, identificando fugas y bolsas de gas, mientras la línea permanece en servicio, minimizando así la interrupción. Está diseñada para navegar en curvas y viajar muchos kilómetros en un único uso, lo que la convierte en la elección adecuada para la inspección de 6,4 kilómetros. La SmartBall puede detectar fugas tan pequeñas como 0,01 litros por minuto y es mucho más precisa que los enfoques con correladores.

Xylem utilizó la Sahara para el segundo estudio. La Sahara tiene un sensor acústico que realiza la detección de fugas y bolsas de aire y una cámara de vídeo de alta resolución para evaluar visualmente las condiciones internas de la tubería. La herramienta Sahara, que cuenta con un pequeño paracaídas de sujeción, se arrastra por el flujo del agua y está atada a una unidad de recogida de datos en la superficie, lo que permite al operador controlarla de cerca para confirmar posibles fugas, bolsas de aire y otras anomalías visuales.

Datos procesables que permiten tomar decisiones rentables

Las inspecciones se realizaron a lo largo de dos días sin ningún impacto negativo en el funcionamiento de la empresa. Los datos acústicos registrados por la SmartBall fueron analizados y luego contrastados con los datos de posición suministrados por el cliente para dar una localización precisa de las fugas detectadas. La inspección de la SmartBall identificó 16 fugas claramente visibles en los datos. El equipo de Oslo VAV quedó impresionado al instante con las capacidades de las herramientas cuando, después de tan solo 130 metros de inspección, la Sahara detectó una fuga simulada puesta en marcha por la empresa de servicios públicos.

«La tecnología de la SmartBall funcionó mucho más allá de nuestras expectativas», dijo Kjetil Tangen, Jefe de Grupo del Departamento de Detección de Fugas de Oslo VAV. «Desconocíamos la existencia de la mayoría de las fugas identificadas Basándonos en los hallazgos, las excavaciones actuales y las verificaciones de fugas, estimamos que esta tubería tenía una pérdida total de agua de 100 000 metros cúbicos al año».

Los 100 000 metros cúbicos perdidos son suficientes para abastecer de agua a unos 1 000 hogares cada año. Además de las pérdidas físicas de agua causadas por la más pequeña de las fugas, el agua que se escapa puede erosionar eventualmente el suelo circundante haciendo que la zona sea más propensa a los desprendimientos o hundimientos. Las excavaciones no planificadas para reparar las roturas son costosas, ponen en peligro a los equipos de reparación y pueden erosionar la confianza del consumidor del servicio público.

Con los generosos y valiosos datos sobre el estado de las tuberías proporcionados por Xylem, Oslo VAV dispone ahora de información procesable para tomar las mejores decisiones de reparación posibles con el fin de ayudar en la futura planificación de capital y alcanzar sus objetivos de agua no contabilizada.